Ventajas de usar las redes sociales cuando buscas trabajo

Big merakist cnbrsqj8mhq unsplash

Mucha gente dice que buscar trabajo es un trabajo en sí, y no le falta razón. Aunque, claro, esto es cuando la búsqueda de trabajo se toma realmente en serio y se le dedican las horas necesarias para conseguir el objetivo.

Tradicionalmente, la búsqueda de empleo era algo que se realizaba yendo a las propias empresas a presentarse, o enviando el currículum y una carta de presentación por correo postal. Posteriormente, con la aparición de internet, aparecieron los medios electrónicos para enviar estos documentos y también los portales con ofertas de empleo. Pero, debido a que internet es algo en constante evolución, desde hace un tiempo también se ha demostrado que el uso de las redes sociales puede ser algo muy útil cuando se quiere encontrar un trabajo.

Como damos por hecho que eres usuario de alguna red social (o de varias) y que sabes desenvolverte en ellas, queremos que le des un plus y que le saques aún más partido al tiempo que les dedicas. Porque, aunque les estés dando un uso más social y de ocio a tus redes sociales, tienes que saber que te pueden servir de un modo muy eficaz para encontrar empleo. Así que, si quieres saber cuáles son las ventajas de usar las redes sociales cuando buscas trabajo.

Las redes sociales son gratis

Lo primero que tienes que tener en cuenta, aunque ya lo sabrás, es que las redes sociales son gratuitas. Al menos, las que usamos habitualmente, como Facebook, Twitter, Instagram o YouTube (esta plataforma también funciona como red social además de como página para alojar vídeos). Es cierto que, al hablar de una red social enfocada a temas profesionales, la reina es LinkedIn, aunque aquí se puede optar por una cuenta premium, que sí supone un coste mensual. De todas maneras, con la cuenta básica, que es la que tiene la mayoría de la gente, es más que de sobra para conformar una buena red de contactos y acceder a las ofertas de empleo que se publican.

Puedes aumentar tu red de contactos

Con las redes sociales es mucho más sencillo aumentar el número de contactos que anteriormente. Aunque no conozcas en persona a esos nuevos contactos, sí que puedes llegar a saber de ellos lo que te interese en términos profesionales y, sobre todo, mostrar lo que tú quieres que ellos conozcan de ti. En muchas de las redes sociales puedes dar con estos contactos a través de las búsquedas por palabras clave, y también puedes hacer uso de las mismas para que la gente dé contigo.

Te creas tu propia marca personal

Hoy en día es cada vez más frecuente que las personas que buscan trabajo –y las que no también– cuenten con una página web propia o un blog. Cuando esto no es así, al menos sí que se puede conocer a las personas, en parte, a través de su actividad en las redes sociales. Sí, si te lo estás preguntando, esto es algo que muchos reclutadores miran y buscan, para averiguar facetas de tu personalidad y capacidades que no puedan conseguir por otros medios. Por eso, si enfocas tus publicaciones en las redes sociales en mostrar cuáles son tus talentos y tus intereses profesionales, es mucho más fácil que proyectes algo que pueda resultar de interés a gente que quiera contratarte o trabajar contigo en el futuro.

Las redes sociales pueden trabajar por ti

¿Has oído hablar alguna vez de los ingresos pasivos? Son ésos que se van sumando a tus ingresos habituales sin que te exijan un trabajo activo continuo. Algo parecido puede suceder con las redes sociales cuando buscas trabajo. Si vas sembrando poco a poco publicaciones que demuestren o describan de lo que eres capaz, si publicas enlaces que lleven a tu propia página, o, incluso, si tienes un currículum online, tienes posibilidades de que alguien dé con ti sin que tú lo hayas contactado previamente. Eso sí, ten en cuenta que para generar ingresos pasivos hay que invertir tiempo y recursos, y para que tu búsqueda de empleo pasiva resulte exitosa también tendrás que ir dedicándole tiempo a esto. No te conformes con subir un resumen de tu vida laboral a tu perfil de LinkedIn o con publicar en tu cuenta de Twitter un enlace que lleve a tu currículum online. Sé constante en esto para aprovechar todas las ventajas que te da.

Son una fuente de información y posibilidades

Cuando estás buscando trabajo, seguramente acudas a los portales específicos para esto o, en caso de que seas más proactivo y directo, busques las empresas que te interesen y las direcciones de recursos humanos. No son malas tácticas, y pueden darte grandes resultados, pero no son las únicas, ni es recomendable que te ciñas a ellas en exclusiva. Para encontrar un buen trabajo hay que saber moverse y hoy en día eso incluye escudriñar a fondo todos los rincones de las redes sociales, ya que siempre hay información que puede ser de interés y utilidad para dar con la oportunidad laboral que estabas buscando. Y, además de como medio de información para enterarte de ofertas y posibilidades de trabajo, también te puede servir como fuente de inspiración. En las redes sociales se habla de todo y con mucha gente, por lo que un abanico tan amplio puede esconder alguna idea brillante que active tu chispa emprendedora y te dé una alternativa en la que no habías pensado.

Como ves, las redes sociales tienen sus ventajas a la hora de encontrar trabajo, pero también tienes que tener en cuenta que pueden ser un arma de doble filo. Como cuando te relacionas en el mundo real, en el mundo virtual tienes que hacer uso de la sensatez y ser precavido. Si quieres utilizar las redes sociales para encontrar trabajo y aumentar tus contactos laborales, has de mantener un perfil y una identidad que no aleje a los reclutadores ni les muestre que no eres lo que están buscando, sino que los atraiga y les haga confiar en tu profesionalidad y conocimientos.

Share with friends :