Tópicos sobre el emprendimiento que tienes que superar

Big saksham gangwar bvwd zx6 zk unsplash

Desde hace unos años, sobre todo impulsado por la grave crisis que hubo en España y en todo el mundo, el emprendimiento se ha puesto de moda. No es que antes no existiera, pero nadie puede negar que la dificultad de encontrar un trabajo por cuenta ajena ha ayudado a que mucha gente se lanzara a montar sus propias aventuras laborales.

El emprendimiento no solo aumentó en porcentajes considerables durante estos años, sino que también propició un montón de debate y consideraciones sobre si era conveniente, si era tan bonito como lo vendían o si, por el contrario, podía suponer un salto al vacío para mucha gente que lo asumía como un último recurso.

Como suele pasar con las cosas que se ponen de moda, empezaron a surgir también una serie de tópicos sobre el emprendimiento, traídos muchos de ellos de otros países donde es una práctica laboral más frecuente. Os vamos a contar algunos de ellos, y analizar cuánto tienen de cierto y cómo superarlos en caso de que los padezcáis.

Todo el mundo puede emprender

Es muy común que se diga esto y que mucha gente caiga en el error de confundirlo con que emprender es fácil, pero no es lo mismo lo uno que lo otro. Emprender no es una cosa que puedan alcanzar solo unos pocos elegidos, pero tampoco es una aventura sencilla que garantice el éxito a todo el mundo. Al contrario, emprender es algo que exige sacrificio y tenacidad, lo cual no siempre es fácil de lograr ni todos pueden hacerlo.

Emprender sirve para alcanzar los sueños

Esta frase es muy bonita y resulta muy atractiva para aquellos que no son felices en su trabajo o cuya vocación laboral se encuentra muy alejada de su situación actual. Del mismo modo que el tópico anterior, no podemos decir que sea mentira, pero sí que debemos avisar del peligro que tiene y los riesgos que puede ocasionar al que la siga a ciegas. Los sueños no son siempre metas realizables, sino que muchas veces es mejor que se queden en eso, sueños, tanto por las características de la misma idea, como del mercado y la coyuntura.

No tengas miedo al fracaso, del fracaso se aprende

Ojo con esta frase, porque tiene mucho de verdad y también tiene su ración de peligro. Del fracaso se aprende, porque de cualquier error se pueden sacar conclusiones para no volver a cometerlo y avanzar sobre terreno más seguro en el futuro. Pero la palabra fracaso, tan vinculada al emprendimiento como refuerzo positivo, tiene sus lados ocultos. El primero, que sí que tienes que tener miedo al fracaso o, cuando menos, respeto. Fracasar no es algo bueno, aunque le puedas sacar aspectos positivos a posteriori, y a nadie le gusta fracasar. Cuando se vincula el fracaso al emprendimiento es porque los emprendedores natos, a pesar de fracasar, no se rinde, y acaban triunfando gracias a su tenacidad. Pero ojo, no todos somos así de tenaces ni tenemos las circunstancias que nos faciliten seguir levantándonos y arriesgándonos cada vez que fracasemos.

El emprendedor nace, no se hace

Este tópico sobre el emprendimiento lo utiliza mucha gente para justificar que no quiere emprender. En realidad, nosotros no pensamos que haya que justificar una cosa así, ya que todo el mundo es libre de optar por una vertiente laboral u otra, y ninguna es mejor o nos hace mejores personas. Pero no es una frase que se pueda ajustar a la realidad. De hecho ¿cómo se podría demostrar? ¿hay genes que determinen que alguien sirva para el emprendimiento y otras personas no? Seguro que hay personas que, por cuestiones particulares o derivadas de su entorno y educación, pueden tener mayor tendencia al emprendimiento que otras. Así que, si te pica el gusanillo del emprendimiento, pero no lo tienes claro, no busques justificaciones que no existen. Piénsatelo bien, valora las ventajas y las desventajas, y toma la decisión que más se adecue a tus circunstancias personales.

Para ser un emprendedor hay que ser un visionario

Esta última idea también es una de las más imperantes en lo que rodea a los debates sobre el emprendimiento, pero también queremos rebatirla. Sin duda, la visión de negocios y la picardía a la hora de identificar oportunidades y nichos de mercado es un aspecto muy positivo para un emprendedor. Pero no es la única característica, ni tampoco es imprescindible. Hay muchas otras cosas que hacen falta para que un emprendedor pueda tener éxito en sus aventuras empresariales, como la tenacidad, la buena gestión económica, la labor comercial, etc. No estés continuamente pensando en buscar una idea brillante e innovadora para emprender. A veces, con solo dar un paso más y marcar una pequeña diferencia con el resto de los competidores, te puede servir para que ese pequeño paso que des pueda acabar suponiendo un gran salto adelante.

Si estás pensando en emprender, o estás rodeado de gente emprendedora, seguro que alguna vez has oído alguno o todos estos tópicos. No son los únicos, hay más, pero estos son de los más habituales. Esperamos que, con un poquito de reflexión y esta lectura, puedas tener claro cuál es la verdad ante cada uno de ellos y, por supuesto, que los que tienen una visión negativa del emprendimiento no te frenen a la hora de aventurarte en algo tan bonito. Eso sí, mesurando los riesgos y las consecuencias que pueda tener tu proyecto. No queremos que luego formes parte de la leyenda que dicta alguno de estos tópicos.

Share with friends :