¿A qué tipos de entrevistas de trabajo te puedes enfrentar?

Big shutterstock 1059335921

Las entrevistas de trabajo no son un tema nuevo en este blog. Al contrario, tarde o temprano te vas a enfrentar a una de ellas, si no lo has hecho ya, y es recomendable que sepas cómo afrontarlas y qué preguntas pueden ser las más cruciales[RM1] .

Pero además de la preparación y la actitud ante ellas, para garantizarte el éxito también tienes que tener en cuenta que no todas son iguales. Y, por esta razón, queremos repasar aquí los tipos de entrevistas de trabajo más comunes, para que sepas a qué atenerte en cada una de ellas y no te pillen por sorpresa.

· Entrevista individual

Este tipo de entrevista es la más común. No es extraño que ya hayas pasado por varias de éstas o que, si aún no has hecho ninguna entrevista, la primera a la que te enfrentes sea una así. Mucha gente también la llama entrevista personal, y consiste, básicamente, en un encuentro cara a cara entre el reclutador y el entrevistado.

Aunque en el proceso de selección haya varias fases y entrevistas, lo normal es que una de ellas, probablemente la última, sea una entrevista individual, ya que es en la que los entrevistadores pueden afinar más para conocer al candidato.

· Entrevista grupal

Las entrevistas grupales, que muchas veces también son conocidas como dinámicas de grupo, cuentan con varios candidatos ante los entrevistadores. Aquí no es común que se hagan preguntas personales referentes a la experiencia o intenciones, sino que se suelen exponer situaciones o pruebas para que se lleven a cabo en grupo.

El objetivo de este tipo de entrevistas es evaluar la capacidad de trabajo en equipo, la proactividad o el liderazgo de cada uno de los participantes, y suele servir como filtro para ir eliminando candidatos hasta las fases finales.

· Entrevista de panel

Aquí se invierte la parte que está en mayoría y pasan a ser los entrevistadores los que son más de uno frente a un único candidato. Según el estilo y el ámbito de la empresa, las entrevistas de panel pueden ser muy similares a las entrevistas individuales, ya que se realizan preguntas personales al entrevistado, intentando ahondar en sus capacidades.

Aunque el candidato se vea en una situación de inferioridad, también es probable que pueda considerarse ante un proceso más justo y equilibrado, sobre todo si cuenta con las características deseadas, ya que la evaluación final será consensuada entre los distintos entrevistadores.

Esta diferenciación anterior obedece al número de personas que participan en la misma. Pero también hay otro tipo de clasificación en las entrevistas, que responden a su estructura.

· Entrevista estructurada

Las entrevistas estructuradas no dejan espacio a la improvisación. Aquí, las preguntas y las distintas partes de la entrevista están bien definidas de antemano, y son muy útiles para los procesos de selección en los que hay varios candidatos similares y se pretende evaluar de un modo más objetivo a cada uno de ellos.

También se pueden utilizar este tipo de entrevistas cuando el proceso es muy masivo y las entrevistas están automatizadas, ya que es una manera sencilla de avanzar sin los candidatos que está claro que no cumplen con los requisitos preestablecidos.

· Entrevista libre

Si en las anteriores está todo planificado y definido, aquí estamos en el caso completamente contrario. Las entrevistas libres son las que no tienen ninguna estructura pensada con antelación e, incluso, pocas preguntas ya vienen meditadas de antemano.

Obviamente, el reclutador siempre sabrá antes de empezar qué es lo que necesita saber de su candidato, pero en las entrevistas libres todo fluye de un modo más natural y con un tono más coloquial. Aunque estas entrevistas puedan dar la sensación de ser poco serias o profesionales, pueden llegar a ser muy eficaces, porque sacan del candidato aspectos mucho más profundos.

· Entrevista mixta

En una entrevista mixta encontramos aspectos tanto de las entrevistas libres como de las entrevistas estructuradas. Es decir, hay partes que ya están definidas con anterioridad y hay otras en las que el ambiente es más relajado y se deja espacio a la improvisación.

De hecho, muchas de las entrevistas personales son así, y el reclutador suele proponer distintas partes, explicando en qué consisten y dejando que cada una de ellas fluyan, sobre todo con la intención de buscar que el candidato se sienta cómodo y se muestre natural.

Por último, vamos a hablar de las entrevistas según el canal en el que se realicen, porque cada una de ellas tiene sus propias peculiaridades y tienes que saber a qué atenerte en cada situación.

· Entrevista cara a cara

Éste, sin duda, es el tipo de entrevista más común y clásico. Esto se debe a que a todo aquel que quiera contratar a una persona siempre agradece el encuentro cara a cara, en el que hay muchas más cosas además de las palabras que pueden servir para evaluar a los candidatos.

No nos referimos al aspecto físico y estético –que tampoco hay que descuidar–, sino a esos gestos, actitudes, miradas, etc. que pueden delatar a una persona que mienta, que no resulte muy sincera o que está extremadamente nerviosa.

· Entrevista telefónica

Ante la imposibilidad de realizar una entrevista personal, muchas veces se optaba por realizar una entrevista telefónica. Esto, tanto por la distancia como por la urgencia, resultaba muy eficaz para hablar con el candidato y tratar, al menos, algunos de los puntos más esenciales para el puesto de trabajo.

· Entrevista online

Las entrevistas online, sobre todo por plataformas como Skype, son cada vez más frecuentes. No solo están terminando con la entrevista telefónica, ya que aporta todo lo que aquellas hacían, sino que también están empezando a sustituir a las entrevistas cara a cara, porque también se puede ver a la persona contraria y resulta mucho más flexible en cuestiones temporales. Además, en un mundo laboral en el que es cada vez más frecuente el trabajo en remoto, ésta es una solución perfecta.

Finalmente, también se puede hablar de las entrevistas por su contenido, aunque no siempre se restringen a un tipo exclusivamente.

· Entrevista por competencias

Las empresas actuales ya no solo buscan un empleado que pueda desempeñar una función o un trabajo concreto, sino que miran más allá. Las entrevistas por competencias sirven para evaluar las capacidades de los candidatos y, sobre todo, descubrir su potencial, buscando que la contratación forme parte de un plan a largo plazo.

· Entrevista de tensión

Este tipo de entrevistas de trabajo suelen ser adecuadas para encontrar candidatos que tengan que desempeñar funciones de mayor responsabilidad y afrontar situaciones más complicadas. Aquí, se les suele presentar una situación de tensión o, incluso, provocarla, para ver cuáles son las reacciones que tiene el candidato y poder entender si es la persona adecuada para llevar a cabo el trabajo indicado.

 


 



 

[RM1]Here you can link to previous articles about job interviews

Share with friends :