¿Empresa grande o empresa pequeña? Ventajas de trabajar en cada una

Big shridhar gupta dzxqn4vev2m unsplash

La búsqueda de trabajo tiene como último fin trabajar para una empresa. Si bien es cierto que hay gente que opta por otro tipo de ocupaciones, tanto como autónomo o emprendiendo una propia empresa, la gran mayoría de los primerizos laborales inicia su andadura profesional en una empresa privada.

En anteriores ocasiones ya hemos hablado de algunos aspectos sobre los que uno puede planificar o centrar su búsqueda, con el objetivo de lograr los mejores resultados, pero, en este artículo, queremos adentrarnos más en el tipo de empresas que puedes encontrar a la hora de buscar trabajo. Y, sobre todo, queremos diferenciar entre una empresa grande y una empresa pequeña, con todos las ventas e inconvenientes que tiene trabajar en cada una de ellas.

Con esta información, afrontarás tu búsqueda con un mayor conocimiento sobre lo que te va a deparar tu próxima aventura o, incluso, si tienes suerte, te permitirá decantarte por una u otra según tus gustos o necesidades.

Ventajas de trabajar en una empresa grande

Las empresas grandes tienen sus particularidades y, entre éstas, hay algunos aspectos que te pueden resultar interesantes o atractivos.

· Más medios y recursos: Las empresas grandes, normalmente, cuentan con mayor número de recursos y de medios para conseguir sus objetivos. Hablamos tanto de recursos humanos como de recursos materiales, ya que las empresas grandes se distinguen por contar con un mayor número de empleados y, salvo situaciones puntuales, también con un presupuesto más holgado.

· Viste más en tu currículum: Haber trabajado para una empresa grande siempre es un punto que destaca en tu currículum. Si lo que quieres es reforzar éste, un empleo en una empresa grande y de renombre suele llamar más la atención que el de una empresa de menor tamaño, cuya presencia en el mercado también es más discreta.

· Aumentarás tu red de contactos: Esto puede parecer obvio ya solo porque vas a tener un mayor número de compañeros y superiores a tu alrededor, pero también se debe a que, si trabajas en una empresa grande, es más probable que tengas la oportunidad de tratar con trabajadores de otras empresas, ya sean clientes o proveedores, con lo que tu red de contactos crecerá enormemente y, con ello, tus posibilidades futuras.

· Mayor estabilidad: Las empresas grandes son más estables, al menos en teoría, ya que, en caso de alguna adversidad económica, ya sea propia o coyuntural, suelen tener más capacidad de aguante y reacción. Es cierto que, en los últimos años de crisis, muchas grandes empresas se han visto afectadas, pero, en situaciones normales, no es lo habitual.

· Más oportunidades: Las empresas grandes pueden tener bien definidos muchos procesos y dan muchas más posibilidades de ascensos, formación y promoción a sus empleados. Por este motivo, tal vez también te interese dirigirte a ellas, sobre todo si quieres una carrera laboral larga y prolongada en la misma empresa.

Ventajas de trabajar en una empresa pequeña

Por su parte, las empresas pequeñas también tienen una serie de características que pueden ser buenas para ti. Todo depende de tus motivaciones y de tus características personales y sociales.

· Un trato más cercano y personal: Las empresas pequeñas tienen la ventaja de que todo es más accesible, sobre todo en lo que se refiere al trato con otras personas y compañeros. Puede parecer una tontería, pero en las empresas grandes puedes acabar sintiéndote como un número, o alguien sin identidad entre tanta gente, y esto hay gente a la que no le gusta o le termina por desmotivar.

· Cercanía a los jefes: Aunque esto sea una desventaja para mucha gente, o una incomodidad, el hecho de ser más visible para los superiores también permite que reconozcan los logros y esfuerzos. Relacionado con el punto anterior, aunque las posibilidades de promoción no sean tan grandes como en una multinacional, también puede haber un punto de enseñanza y formación más profundo en este caso.

· Mayor autonomía: En una empresa pequeña, podrás ser más libre de controlar u observar distintos aspectos relacionados con tu trabajo, sin verte con tantas limitaciones a la hora de desarrollar proyectos, tareas o propuestas.

· Menos competencia: Aunque la competitividad sea algo positivo, porque te hace sacar lo mejor de ti mismo, también puede acabar siendo agotadora o, incluso llevar a un ambiente inaguantable en el trabajo. En una empresa pequeña esto es menos probable que suceda, ya que habrá menos posibilidades de que tengas un colega con funciones y responsabilidades similares a las tuyas.

· Mayor sentido de pertenencia: En una empresa pequeña, aunque no participes del accionariado, acabarás sintiéndote parte de ella, como una familia, sobre todo cuando ves que se te tiene en cuenta y que las cosas salen adelante. Por muy bien que lo hagas en una gran empresa, tu sentido de pertenencia a éstas es muy limitado, y solo se logra cuando se alcanza un tiempo muy prolongado en ella.

Entonces, ¿es mejor trabajar en una empresa grande o en una empresa pequeña?

A esta pregunta no podemos responderte; solo lo puedes hacer tú mismo. Cada uno es distinto y, lo que a determinadas personas le parece el mejor lugar para trabajar, a otras les puede parecer el infierno.

Pero el motivo de que aquí te expliquemos las razones por las que una empresa grande o una empresa pequeña son buenos lugares para trabajar es para que tú puedas valorar lo que te gusta de cada una y en cuál te vas a sentir más cómodo. Así, no solo podrás tomar un camino más acertado a la hora de buscar trabajo, sino que también tendrás más posibilidades de éxito en tu carrera laboral.

Share with friends :