Consejos para preparar tu currículum en inglés

Big 1

Un buen currículum es algo esencial para encontrar trabajo. Aquí ya te hemos contado anteriormente las cosas que no pueden faltar en este documento tan importante, y los aspectos que debes destacar para llamar la atención entre tantos competidores.

Pero, más allá de las cuestiones básicas que no deben faltar en ningún currículum y que ya conoces, queremos profundizar en la versión de tu currículum en inglés, sobre todo en el caso de que estés buscando trabajo en el extranjero. El currículum en inglés es algo que te resultará de gran utilidad, no solo si vas a enviarlo a empresas ubicadas en países angloparlantes, sino también a muchos otros sitios. Esto se debe a que el inglés es un idioma casi universal, que muchas empresas utilizan en su día a día, y en el que suelen fijarse a la hora de contratar personal extranjero.

Si estás pensando en mudarte a otro país para ampliar tus experiencias laborales, algo que también te puede venir bien para progresar en tu carrera, necesitas un currículum adecuado a este mercado. Así que aquí te dejamos unos consejos para que prepares tu currículum en inglés y puedas abrirte muchas más puertas en el extranjero.

La estructura de un currículum en inglés es distinta

Casi se podría decir que cada país, o incluso cada sector profesional, tienen su propio lenguaje a la hora de confeccionar un currículum. Pero, en términos generales, los países anglosajones incluyen algunos puntos un poco distintos que te vendrá bien conocer.

La estructura que más predomina en estos países es diferente. Lo primero siguen siendo los datos personales, pero, a continuación, es norma incluir una especie de resumen personal, que se llama "Summary". Para que te hagas una idea más concreta, sería como una mini carta de presentación, en la que señalas un poquito de tu trayectoria y de tus fortalezas. No escribas más que un párrafo de cinco o seis líneas, pero intenta que lo más importante para este puesto de trabajo quede reflejado ahí.

También hay otros apartados que, aunque no se incluyen en todos los casos, pueden resultar interesantes y también puedes tener en cuenta. Entre éstos, se incluyen los titulados "Skills", en donde tienes que señalar tus conocimientos y capacidades principales, y "Achievements", para que incluyas algunos logros laborales que creas que merezca la pena nombrar.

De todas maneras, y aunque te lleve un poquito más de trabajo, lo más recomendable es que cada documento y cada sección las crees de manera personalizada según el puesto de trabajo al que optes o la empresa a la que te dirijas, y también según el país al que quieras mudarte. Sigue habiendo sutiles diferencias entre Estados Unidos e Inglaterra o Australia, por poner un ejemplo.

Una traducción correcta y adecuada para el currículum en inglés

Aunque hables correctamente inglés, las traducciones de un currículum no son igual de sencillas que las de un texto o un artículo. Aquí tienes que manejarte en un lenguaje particular, con sus propios códigos y expresiones, y tampoco te puedes fiar de los traductores automáticos.

No tiene por qué ser necesario contratar a un traductor especializado para esto, ya que siempre puedes guiarte por plantillas ya confeccionadas o por alguna página y foros en los que explican las expresiones y palabras correctas que deben usarse. Lo mejor es que, una vez que lo tengas terminado, se lo puedas enseñar a alguien nativo o con experiencia en esto, para que repase los puntos en los que puedes estar metiendo la pata. Ten en cuenta que, al igual que los reclutadores en España, los reclutadores en el extranjero también van a fijarse mucho en la ortografía, la gramática y el trato que muestres en este documento, y no quieres provocar rechazo a primera vista.

No todos los datos son obligatorios ni necesarios en un currículum en inglés

En España tenemos la costumbre de incluir muchos datos personales, como la dirección completa, el número de DNI o una foto. En cambio, la legislación británica y estadounidense son muy protectoras contra la discriminación por sexo, raza y religión, así que no se suelen indicar tantos datos. Por ejemplo, incluir la foto es algo mucho menos común en estos países e, incluso, puede llevar a que te descarten automáticamente por incluirla. Ponla sólo si te la piden explícitamente.

El nombre y los apellidos son lo primero que tiene que verse en estos currículums, y lo normal es colocarlos arriba y en grande, a modo de título. Sobre los datos de contacto, es esencial que pongas tu teléfono móvil (cell phone en Estados Unidos y mobile phone en el Reino Unido) y tu correo electrónico.

Adapta tus estudios y puestos al lenguaje y al sistema inglés

Puede que haya algunos títulos educativos y puestos que te suenen de un modo similar, pero no siempre son equivalentes. Lo mejor es que investigues para dar con la denominación correcta y oficial que se le dé a tus licenciaturas, diplomaturas, grados y puestos de trabajo.

En caso de que no lo hagas así, puede que el lector de tu currículum te descarte al no poder asegurarse de cuáles son tus conocimientos, competencias y capacidades reales, o incluso a que las confunda con otras que no se corresponden para nada con lo que tú pretendes.

Las referencias son un must en un currículum en inglés

Y, por último, añade referencias. Esto tampoco suele incluirse en un currículum estándar en español, pero allí sí lo hacen. Aunque luego no contacten con esas personas de referencia, el hecho de que puedas añadirlas a tu experiencia y capacidades es algo que se valora muy bien, y que respalda todo lo que escribes en este documento.

Share with friends :