¿Cómo organizarse para estudiar?

Big siora photography hgfy1mzy y0 unsplash

¿Quieres saber cómo organizarte para los exámenes finales? O quizá, ¿cómo organizarte para estudiar para selectividad, la universidad o una oposición?

La respuesta a todas estas preguntas es simple: sea cual sea el examen que quieres preparar, la clave reside en la organización. Si organizas tu tiempo, avanzarás con el estudio y con ello evitarás ese horrible sentimiento de frustración que nos lleva muchas veces a renunciar.

Organizarse es un sinónimo de planificar, ordenar las acciones y los medios que nos son necesarios para poder conseguir nuestras metas. Por ello, si nuestro objetivo es aprobar un examen, debemos de tener en cuenta los siguientes factores:

  • Días que nos quedan hasta la fecha del examen.

  • Contenido a estudiar.  

  • Densidad y dificultad del contenido. 

  • Tiempo libre del que disponemos para dedicárselo al estudio.

"Antes de empezar, has de saber que son muchísimas las personas que encuentran dificultades a la hora de organizarse para estudiar. Con esto, queremos que descartes la idea de que este problema es tuyo, te culpes y te sientas incapaz de resolverlo, porque… ¡ERROR! Todo en esta vida tiene solución, ahora solo tienes que leer con atención."

A continuación, te daremos algunas pautas y consejos que te serán útiles para organizar mejor tu tiempo de estudio y te ayudarán a optimizar tu tiempo y, en consecuencia, a mejorar tus resultados. ¡Comencemos!

¿Cómo organizarme mejor para estudiar?  1. Define tu objetivo

Ahora tu propósito principal debe ser establecer un objetivo. Pero, como Roma no se construyó en un día, debes de llegar a ese objetivo a través de pequeñas metas. De este modo, encontrarás la motivación necesaria para lograr tu objetivo al comprobar que poco a poco estás avanzando y que la planificación que has establecido funciona.

Pero… ¿cómo podemos dividir nuestro objetivo en metas más pequeñas? ¡Muy sencillo! Dependerá de las materias a estudiar y de los temas de los que conste cada una de esas materias. Una vez sepas la cantidad total de materias y temas, divídelos de manera coherente, de modo que repartas el peso de estudio.

Puedes fijar objetivos diarios, semanales y mensuales. Esto dependerá del tiempo del que dispongas, claro. Por ejemplo, si dispones de 6 días y 10 temas a estudiar, podrías estudiar y repasar 2 temas por día durante 5 días y dedicar el sexto a repasar lo que has estudiado previamente. Aunque esto es solo un ejemplo, las opciones son infinitas y siempre se pueden adaptar a ti.

2. Utiliza un calendario de estudio

Si sigues pensando “aún no sé cómo se supone que hay que organizarse para estudiar”, definitivamente necesitas un calendario de estudio. Y, como a nosotros nos gusta hacerte la vida más fácil, hemos decidido crear un calendario de estudio para que puedas organizarte simplemente dándole al botón de descargar.  

Descarga de calendario de plantilla de estudio:
JobTeaser Planner para imprimir.jpg
Jobteaser Planner editable.xlsx

Una vez tengas la plantilla del calendario, lo demás es muy sencillo. Echa un vistazo a tus obligaciones y compromisos ajenos al estudio y apúntalos de un mismo color en tu calendario. Así sabrás cuáles son tus ratos libres para estudiar de lunes a domingo. Puedes hacerlo utilizando colores, símbolos… ¡lo que a ti más te llame la atención! A continuación, simplemente tendrás que establecer las horas que vas a dedicar a estudiar cada día en otro color.

La cantidad de horas la estableces tú como hemos mencionado en el punto anterior, ya que dependerá de la densidad y cantidad de la/s materia/s y del tiempo del que dispongas, ya que puede que trabajes mientras estudias o bien tengas otro tipo de responsabilidades.
Recuerda que previamente hemos fijado unas metas para llegar a nuestro objetivo, ¡haz que se reflejen en tu calendario!

3. Establece un horario de estudio

Es probable que no todos los días puedas ponerte a estudiar a la misma hora y no pasa nada por ello, pero por favor, ¡NO improvises! Dispón siempre de una planificación previa que te evite tener que tomar decisiones de forma impulsiva y al azar. Nuestro consejo es que decidas hoy lo que vas a hacer mañana. Es probable que notes que tu día es mucho más productivo si estableces un horario de estudio. 

Como hemos sugerido en el punto anterior, lo mejor es que utilices un calendario de estudio. Si no, puedes utilizar un cuaderno, una aplicación del móvil como UniSchool o TimeTune, o cualquier otro medio que te resulte útil y con el que te asegures de dejar por escrito el horario establecido. Todos tenemos demasiadas cosas en la cabeza como para fiarnos de nuestra memoria, así que… ¡apúntalo!

A la hora de planificar tareas y establecer tu horario de estudio, te recomendamos que especifiques. Es decir, si has decidido que de 17:00 a 18:00 vas a estudiar inglés, quizá sea más efectivo si eliges qué ejercicios o qué parte del temario vas a trabajar en concreto. Por ejemplo, el pasado perfecto y el pasado perfecto continuo. Por supuesto, antepón siempre en tu calendario aquellas tareas que sean de mayor prioridad.

Además, serás más productivo si durante tu día de estudio realizas primero aquellas actividades que te resulten más complejas y, para finalizar, las más sencillas. De este modo permitirás que tu cerebro descanse y no suponga un sobreesfuerzo mental que pueda resultar frustrante para ti.  

Si haces caso a estas sencillas pautas y pones de tu parte, notarás una infinita mejoría en la organización de tu tiempo de estudio, consiguiendo con ello que ponerse a estudiar no sea simplemente sentarse delante de los apuntes.

4. Concéntrate en un solo objetivo

A diferencia de algún que otro dispositivo electrónico, los seres humanos NO somos multitarea. Si, es cierto, muchas veces somos capaces de hacer dos o más cosas a la vez, pero está científicamente demostrado que la efectividad con la que realizamos dichas tareas no es ni por asomo la que se podría reflejar si hiciéramos las cosas de una en una.

Por ejemplo, si mantenemos una conversación con alguien mientras estamos pendientes de lo que están echando en la tele, es imposible que estemos al 100% en ninguna de las dos cosas. En conclusión, nuestro consejo es que evites realizar varias tareas a la vez y comprobarás cómo tu rendimiento aumenta de forma notable.

Esperamos que este artículo te haya sido útil y que a partir de ahora no existan las excusas a la hora de ponerse a estudiar. No dudes en echar un vistazo a nuestra página web para encontrar otros consejos que te puedan resultar de utilidad.


Share with friends :