6 consejos para saber cómo comportarse en una cena de empresa

Big antenna zdn g1xbwhy unsplash

En cualquier momento nos podemos ver en la obligación de asistir a una comida o cena de empresa. No hace falta que sea la mítica reunión por Navidad, sino que puede que tengas comidas con clientes, una reunión mensual con tus compis o incluso que te toque comer con el jefe. A veces esto puede ser un marrón, porque lo más probable es que nunca nadie te haya dicho cómo hay que comportarse en una cena de empresa. 

Nuestros temores comienzan cuando nos surgen ese tipo de dudas cómo: “¿y qué me pongo?”, “¿y de qué hablo yo con esta/s persona/s?”, “¿y si me tomo una copita y me pongo en plan bocazas?” …  STOP! Como no queremos que cunda el pánico, hoy te daremos una serie de pautas y consejos que debes de seguir si tienes miedo de no saber cómo comportarte durante una cena.

6 consejos para saber cómo comportarse en una cena de empresa

Nuestro objetivo es ayudarte a triunfar o, por lo menos, evitar que metas demasiado la pata. Así que aquí tienes nuestros 6 consejos para saber cómo comportarse durante una cena de empresa:

1. ¿Hay que asistir? Sí. 

En la mayoría de estas situaciones, como es lógico, tienes “libertad” para elegir si asistir o no al evento. Pero cuidado, no te confíes, a pesar de que no te apetezca, recuerda que la asistencia es prácticamente obligatoria, aunque no se diga con esas palabras. Si al final decides no ir, más vale que tengas un buen pretexto…

Ten en cuenta, que se trata de una herramienta muy importante de teambuilding para cualquier empresa, ya que si transcurre con normalidad, mejora en gran medida el trabajo en equipo, las relaciones interpersonales y el buen ambiente en la organización. Por ello, los jefes e incluso los propios compañeros suelen ser bastante inflexibles en este sentido.

2. Vestimenta adecuada

Este punto es de vital importancia y uno de los que más dolores de cabeza ocasiona a todo el mundo. Sí, por supuesto que es una ocasión especial y que es un evento al que vas a asistir con tu jefe y todos tus compañeros de trabajo, así que tienes que arreglarte un poquito. 


Imagen que contiene edificio, exterior, persona, suelo Descripción generada automáticamente

Por otro lado, recuerda que no vas a una boda. Nuestro consejo es que optes por algo sencillo, discreto pero elegante. Así podrás pasar desapercibido y no serás objeto de comentarios ni críticas por parte de nadie. 

3. Puntualidad británica

La puntualidad es un requisito indispensable en este tipo de eventos, casi más que a la hora de fichar… A nadie le gusta que le hagan esperar y, ¡menos a la hora de comer! ¿Cómo podemos evitar esto? 

Bien, por ejemplo, si vives en una ciudad grande, puedes planificar cómo ir hasta el lugar del evento en transporte público en vez de utilizar tu propio coche. Es probable que tardes un poco más, pero no tendrás problemas a la hora de aparcar. Si vives en un sitio más pequeño, quizá incluso puedas salir de casa con tiempo e ir andando al lugar de la cena.

Y, ya que hablamos de la puntualidad, no está de más mencionar que está bien llegar el primero, pero no seas el primero en irte o dará la sensación de que estás deseando huir de ahí porque no te sientes cómodo. Pero recuerda, que tampoco es recomendable ser el último, sobre todo si al día siguiente tienes que ir a trabajar.

4. Comer y beber con moderación

Cuando llega el momento de comer, debemos recordar dónde estamos y mantener unos principios básicos de protocolo, educación y un buen comportamiento en la mesa por respeto a los demás comensales. Es decir, no empezar a comer antes de tiempo, ir más o menos al mismo ritmo; si hay varios platos, se debe esperar en cada uno de ellos a que todo el mundo esté servido; ofrecerse a pagar, aunque sepas que la cena está pagada, etc. 

Además, otro de los consejos que te damos para no meter la pata es no hacer comentarios negativos de la comida. Al final, en la mayoría de las ocasiones, es el jefe quien elige el sitio de la reunión. Puede que no sea tu sitio preferido o que el tipo de comida no te resulte precisamente apasionante, pero tranquilo, habrá algo que te guste. 

Imagen que contiene vino, persona, cristal, interior Descripción generada automáticamente

Con respecto a la bebida, refiriéndonos más en concreto al alcohol, no te pases, nunca debemos de olvidar dónde estamos ni con quién. 

Nuestro consejo es que, si te apetece, tomes un par de copas y disfrutes de la cena, pero siempre procurando no excederse ni llamar la atención. Además, el alcohol podría hacernos decir cosas que realmente no queremos y todos sabemos que no es el lugar idóneo para ponerse en plan bocazas…

5. De qué hablar y con quién

Este consejo te puede evitar muchos dolores de cabeza, incluso mantener a salvo tu puesto de trabajo. Es una forma de hablar, está claro que todos tenemos nuestra opinión sobre ciertos temas y desde luego no pasa nada por compartirla. Sin embargo, nuestro consejo es que evites a toda costa hablar de los dos principales temas de conversación que generan polémica en nuestra sociedad: la política y la religión. 

Es mejor que trates temas de trabajo o cualquier anécdota de tu vida cotidiana antes que meterte en arenas movedizas. Con respecto a con quién hablar, es obvio que siempre hay compañeros con los que tenemos más afinidad que otros, pero te aconsejamos que intentes hablar y ser amable con todo el mundo. Al fin y al cabo, es solo una noche.

6. No intentes ligar con tus compañeros

Nuestro consejo es que no intentes ligar con ningún compañero de trabajo, al menos no esa noche. Esto muchas veces suele venir a consecuencia de lo mencionado anteriormente sobre el alcohol.  Desinhibirse un poco y pasarlo bien está genial, pero todo tiene un límite. No estás en Tinder hablando con desconocidos, sino con gente con la que compartes tu día a día a nivel profesional. 

Está de más ponerse a coquetear con alguien a quien mañana vas a tener que ver la cara en la oficina, sobre todo porque puede que estés incomodando a esa persona y lo más probable es que al día siguiente te arrepientas de haberlo hecho. Por no mencionar que es probable que seas el tema de conversación entre tus compañeros y que a tu jefe no le haga ninguna gracia, y más si no conoces la política de empresa, ya que algunas prohíben las relaciones sentimentales en el trabajo...
Y hasta aquí nuestros consejos sobre cómo comportarse en una cena de empresa. Esperamos que te hayan sido útiles y que los pongas en práctica la próxima vez que tengas que acudir a uno de estos eventos. Si necesitas más consejos, siempre puedes echar un vistazo a nuestra página web y leer más sobre este y otros temas relacionados. ¡Nos encanta poder ayudarte!

Share with friends :