Tu primer contrato laboral ¿En qué te tienes que fijar?

Big alvin balemesa myfq3tf34p8 unsplash

Ha llegado ese momento que estabas esperando: por fin has conseguido tu primer empleo, ese por el que tanto has sufrido y luchado. En otras palabras, ¡es hora de firmar tu primer contrato laboral! Estás emocionado y te sientes orgulloso de haber sido capaz de superar esa entrevista, ese proceso de selección tan duro, pero a veces no todo es tan maravilloso.  

Seguramente, aparte de estar súper emocionad@, tengas mil dudas que te habrán surgido a raíz de la documentación que te han pedido, las preguntas que te han hecho, etc. etc. Por eso, nosotros queremos echarte una mano y, a continuación, te damos algunos consejillos que te podrían resultar útiles a la hora de firmar tu primer contrato laboral.  

6 cosas a tener en cuenta antes de firmar tu primer contrato laboral

  1. Disponer del número de afiliación a la Seguridad Social

¡IMPORTANTE! Sin esto, nada. Pero respira, es normal que no lo tengas. Hasta que no consigues tu primer trabajo, normalmente no lo necesitas. Sin embargo, ahora la empresa que te contrate lo va a necesitar sí o sí para tramitar tu alta en la Seguridad Social. Así que, tienes dos formas de hacerte con este número:

  1. Inscribirse como demandante de empleo

En otros términos, apuntarse al paro. Y dirás, ¿por qué? Si justo ahora he encontrado trabajo. Y tienes toda la razón, pero muchas empresas obtienen bonificaciones por parte de la Seguridad Social si contratan a personas que estén inscritas como demandantes de empleo. Así que, en caso de tener que hacer este trámite porque tu empresa te lo exija, nuestro consejo es que lo hagas antes de firmar el contrato. 

Con respecto a cómo inscribirte como demandante de empleo, eso es algo que varía dependiendo de la comunidad autónoma en la que residas. Por ello lo mejor es que llames a tu oficina de empleo o te acerques dentro del horario de atención para que te den la información pertinente. Nosotros te dejamos esta información que hemos extraído:

“Si solo quieres apuntarte al paro y no vas a pedir ninguna ayuda económica, no hace falta que pidas cita previa al SEPE (INEM), pero es posible que la tengas que solicitar al Servicio Autonómico de Empleo de su comunidad”

  1. Conocer los distintos tipos de contrato de trabajo

Es importante que sepas que existen distintos tipos de contratos de trabajo y que estos pueden presentar variaciones dependiendo del tipo que sean. Sin embargo, todos ellos siguen una estructura y unas reglas básicas muy similares, pero conviene que los conozcas todos para saber qué estás firmando exactamente. 

Aquí te dejamos un enlace con la información más actualizada del SEPE sobre los distintos tipos de contratos en 2020, donde podrás encontrar un descargable con la “Guía general de los Contratos de Trabajo”.

  1. ¡Hay que leer bien todo lo que se firma!

Está claro que, antes de firmar cualquier documento legal, debemos de leer bien todo lo que pone y, a la hora de firmar tu primer contrato laboral, deberías hacer exactamente lo mismo. No se trata de la política de privacidad de Instagram o cualquier otra ventana emergente en la que siempre se aceptan los términos y condiciones sin leérselos bien. Esto es más serio, así que pon atención a cada detalle. 

Es probable que la propia empresa te pida que leas y revises el contrato por si hay algún error en tus datos personales. Nosotros te recomendamos que revises también bien los datos de la empresa, ya que a veces no sabemos quién nos está contratando exactamente. Además de eso, revisa que el tipo de contrato, la jornada de trabajo (número de horas, etc.), o el salario se correspondan con lo que habías acordado con la empresa. 

Echa también un ojo a otros aspectos que se deben reflejar en el contrato y que probablemente te interesen, como el tema de las vacaciones, el periodo de prueba, tu categoría laboral, el lugar de trabajo, etc. 

  1. Quédate siempre una copia del documento que has firmado

Puede parecer una tontería en un principio, pero es muy importante que tengas en tu poder una copia del contrato laboral que has firmado. Así, en caso de que necesites consultar cualquier término del que no te acuerdes o cualquier duda que te surja, siempre lo podrás tener a mano para echar un vistazo. 

Lo más normal es que la empresa te lo de directamente cuando firmas el contrato, pero de no ser así, que sepas que estás en todo tu derecho de pedir una copia firmada y con el sello de la empresa.

  1. Asegúrate de que se te ha dado de alta en la Seguridad Social

Una vez hayas firmado tu primer contrato laboral o cualquier contrato, aunque no sea el primero, es importante que compruebes que has sido dado de alta en la Seguridad Social.  Este paso es bastante sencillo si has registrado tu número de teléfono en la Seguridad Social, ya que se te notificará con un mensaje (SMS) cada vez que seas dado tanto de alta como de baja. 

Si este no es tu caso, no sufras, porque es tan sencillo como solicitar un informe de vida laboral para verificar que la empresa te ha dado de alta. ¿Cómo se hace esto? ¡Muy sencillo! Pide tu cita previa en las oficinas de la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) y solicítalo allí. 

Lo normal es que no haya ningún tipo de irregularidad, pero si por la razón que fuera descubres que la empresa no te ha dado de alta, debes de saber que estás en todo tu derecho y, prácticamente en la obligación, de hablar con la empresa para que se regule la situación. 


¿Qué te han parecido nuestros consejos? Esperamos que te hayan servido de ayuda a la hora de iniciar esta nueva aventura y que también te sirvan para que tu situación laboral esté perfectamente regulada y disfrutes de la mejor experiencia posible. 



Share with friends :